Antigua Villa de Santa Mónica

San Miguel de Allende

Arq. Miguel V. Calanchini

Lighting Designer 

 

 

En estos jardines se encuentran enraizadas tantas historias que nadie puede contar, muchas se han olvidado, otras son secretas; tantas como las hojas que el viento ha derribado de los arboles que ahí moran.

Una de las particularidades que resaltan claramente es que la vida de este jardín es dependiente del afluente que lo atraviesa y que en otros tiempos llevaba mayor cauce y ahora permanece como un rio seco salvo en temporada de lluvia.

 

La escala de muchos de estos árboles se pierden de noche y enmudecen por el domino de las luminarias urbanas con su característico color anaranjado proveniente del vapor de sodio de baja presión que dejan fugar su luz hacia el interior del jardín provocando sombras a nivel peatonal y solo iluminando por encima de los muros.

Las especies son variadas y están tan compenetrados al entorno. El rio tiene una esclusa enrejada de acceso y una de salida hacia el parque Juárez por medio de un túnel que corre por debajo de la calle que separa ambas propiedades. Las rejas se observan antiguas, pesadas y de hierro forjado con cadenas y aparentemente no han sido abiertas en mucho tiempo.

El conjunto del rio tiene un tema propio, producto del funcionamiento que el agua y su recorrido hacen por medio del canal. La intención es insertar una sutil escena de reminiscencia del recorrido del agua y el valor arquitectónico de la cortina de entrada, el puente y el túnel de salida del cauce. El uso de LEDs de color azul 460nm óptica NFL contrastados con ámbar 600nm sobre elementos arquitectónicos definidos y acentos en luz blanco cálido CCT 3,000K sobre las rejas. En conjunto 10 pequeños reflectores en una zona de encendido dedicado.

A esta escena se le introduce en segundo nivel el remate visual del puente que es la fuente acentuándola por medio de un reflector LED spot de 9w CCT 5,000K con la intención de hacer un efecto de luz con de luna, desde una altura de 6 mts. Ligeramente angulado para provocar sombras dramáticas que revelen la geometría de la fuente. Un puente peatonal remata en la vetusta fuente rodeada de jardineras, su geometría es abigarrada y se inserta entre escalinatas que compensan el desnivel para transitar al nivel alto del jardín que es la parte más llana y uniforme.

Igualmente se iluminan el puente y los andadores con 2 reflectores óptica VWFL LED de 55w CCT 5,600K. Resguardando al observador del deslumbramiento de estos equipos filtrados por el follaje de arboles de menor escala ocultos entre los arboles a gran altura.

El criterio para iluminar los arboles es que la vida emana del rio así casi todos los equipos se orientan desde el interior del los bordes flancos del rio con 4 reflectores VWFL de 80w CCT 6,000K, 2 reflectores de 55w CCT 6,000K y 4 reflectores de 9w CCT 3,000K para contrastar a unos árboles de mucho menor escala.